Inspiracionalmente existe gracias a que alguien tuvo una gran idea; ¿habrá sido gracias a un sueño, un viaje, una terrible historia? No estamos seguros. Pero fue una gran idea y queremos compartirla. Creemos que la inspiración y la creatividad son grandiosas cuando se juntan, y sabemos que el talento se encuentra en todos los rincones de este mundo; así que nos hemos dado a la tarea de encontrarlo. Estamos en busca de ideas que toquen fibras y aceleren corazones. Ideas que inunden ojos, penetren oídos y muevan mundos. Que cuenten historias fantásticas, y a su vez reales. Pero sobre todo, que inspiren otras mentes.

¡Si esto no es creatividad, que venga David Ogilvy y lo vea!

¡Si esto no es creatividad, que venga David Ogilvy y lo vea!

Ah, el maravilloso mundo de Twitter. Donde todos somos amigos, las ardillas bailan y los pajaritos vuelan en el cielo azul mientras trinan canciones de amor. NOT.

Twitter es una de las redes sociales más hostiles. A cada rato se leen insultos, indirectas de tus ex’s, burlas, peleas, etcétera, etcétera, etcétera. Sin embargo, si algo exige esta plataforma del odio, es la creatividad.

Desde su lanzamiento en 2006, fue una red perfilada (quizá sin desearlo así) hacia mentes creativas. Gracias a sus limitantes en cuanto a las publicaciones que no pueden exceder los 140 caracteres, obliga a sus usuarios a tener una capacidad de redacción y síntesis bastante buena (por supuesto que esto no nos exime de leer dos o tres aberraciones del lenguaje escrito con bastante frecuencia).

65 millones de tuits al día, nos habla del grandísimo flujo de información y a la gigantesca cantidad de usuarios. Y NO ES PORQUE NO TENGAMOS MEJORES COSAS QUE HACER, simplemente es que es hermoso.

Con todo este tránsito de información en tiempo real, alguien tenía que aprovechar el movimiento, exprimir su cerebro, quemarse las pestañas, tronarse los dedos e invertirle mucha (MUCHA) creatividad y casi nada de dinero

Ignacio Castiella decidió darle un vuelco a su vida como abogado para dedicarse a la publicidad (una jugada bastante valiente). Así que escribió 117 tuits en los que prácticamente arma una discusión contra su álter ego reclamando el actual rumbo de su vida, apoyándose de varios RT’s de otras cuentas y contando una historia bastante entretenida. ¿Y todo para qué? Para entrarle al hermoso y ácido mundo publicitario.

Chéquense el perfil de @icastiellas, 117 tuits de creatividad.

Share this Story

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

El Contenido

Facebook

140 de inspiración

Acerca de


Estamos en busca de ideas que toquen fibras y aceleren corazones. Ideas que inunden ojos, penetren oídos y muevan mundos. Que cuenten historias fantásticas, y a su vez reales. Pero sobre todo, que inspiren otras mentes.