Inspiracionalmente existe gracias a que alguien tuvo una gran idea; ¿habrá sido gracias a un sueño, un viaje, una terrible historia? No estamos seguros. Pero fue una gran idea y queremos compartirla. Creemos que la inspiración y la creatividad son grandiosas cuando se juntan, y sabemos que el talento se encuentra en todos los rincones de este mundo; así que nos hemos dado a la tarea de encontrarlo. Estamos en busca de ideas que toquen fibras y aceleren corazones. Ideas que inunden ojos, penetren oídos y muevan mundos. Que cuenten historias fantásticas, y a su vez reales. Pero sobre todo, que inspiren otras mentes.

La última contra UBER y contra todos a los que les dices: acepto

La última contra UBER y contra todos a los que les dices: acepto

Llaman la atención una serie de notas que se han venido publicando esta semana acerca del que, “ha probado” ser el Talón de Aquiles de UBER en un par de ciudades a nivel mundial. Llaman la atención por dos razones: la primera, la que más nos molesta, es cómo puede un servicio nativo digital móvil, amenazar (bendita ignorancia) a sindicatos, asociaciones, gobiernos y mafias (sin intención de ser redundante) con dejarlos sin su “parte del pastel”, sin sus negocios personales. Prácticamente todos los gobiernos del mundo están en contra de UBER y buscan cómo boicotearlo, ya que legislarlo ha resultado casi imposible por ser algo “nuevo”, en lo que pocos habían pensado, pero de enorme valor para el consumidor. Casi ningún usuario honesto se queja de este servicio.

La segunda razón, es más interesante aún, y es dónde algunos gobiernos creen haber encontrado la forma de detener a “la amenaza” UBER, el “Data Mining”. Los periodistas se vuelcan sobre el hecho de que UBER -almacena y retiene tus datos personales y de localización, para lucrar con ellos, lo que ha llevado a varias ONG´s a nivel mundial a hacer oír sus quejas. ¿Cómo es posible que una empresa pueda saber cómo me llamo, cómo me veo y dónde estoy, de forma legal y además comerciar con esos datos? se preguntan. Yo iría más lejos ¿cómo es posible que una empresa además de saber cómo te ves, dónde estás; tu nombre, dirección, teléfonos, correo, edad, nivel socioeconómico, sexo, psicografía, gustos personales, posición política y hasta las marcas que consumes, pueda hacer dinero con estos datos? la respuesta es simple. Porque tú se los diste junto con la autorización para usarlos. No solo eso, además dedicas muchas horas diarias a entregar más datos y literalmente trabajar para ellos, realizando una actividad por la que no cobras ni un centavo y que de cualquier otra forma sería imposible completar: Generar bases de datos completas para que estas empresas la usen de forma comercial. A esta técnica, es a la que se le conoce en comercio y mercadotecnia electrónica como Data Mining o minería de datos y consiste en recopilar grandes volúmenes de datos y analizarlos para encontrar patrones, constantes, migraciones y comportamientos de usuarios o consumidores dentro de la red.

Si te has preguntado ¿de qué vive Facebook? ahí está la respuesta. La realidad es que somos empleados de tiempo completo de todas la redes sociales que usamos. Desde luego no se trata de satanizarlas ni mucho menos, las redes sociales son una herramienta, al igual que un desarmador o un cuchillo: son peligrosas si no las sabes manejar y si no tomas precauciones para su uso. Pero, seamos honestos, quién de nosotros realmente lee las “letras pequeñas” de cada red social a la que se inscribe.

El fenómeno del data mining no debería espantarnos, todos usamos diariamente varios productos y servicios que implican riesgos mortales y además nos cuestan; un auto, un horno, un avión, un teléfono inteligente, un reproductor de música y un enorme etcétera. ¿Por qué razón no podrían cobrarnos todos los servicios que obtenemos de forma “gratuita” en la red? Cuando hablamos de redes sociales, no hablamos de caridad o de un derecho, estamos hablando de negocios.

Mencionando algunos ejemplos de los que probablemente no leíste en los documentos que te presentó cada red pero aceptaste tenemos: el hecho de que todas la fotos, contenidos y datos que compartes en Facebook se vuelven instantáneamente propiedad de ellos, cualquier video que subes a Youtube está sujeto a que lo usen comercialmente, todas tus fotografías en Instagram se vuelven propiedad de su archivo y sí, todos los datos que compartes con UBER, se vuelven propiedad de UBER.

¿Qué queda? Al que le preocupe realmente el uso comercial de sus datos puede leer completos los documentos electrónicos antes de aceptarlos, puede informarse acerca de las implicaciones legales de cada red o puede ver alguno de los miles de tutoriales de seguridad que se encuentra de forma gratuita en la red, documentos tan completos como “La Guía de Facebook para Padres de Familia” de ConnectSafely.org y asi-mexico.org. Seamos honestos, nadie lo hará.

Todo a cambiado en mercadotecnia, publicidad y comercio gracias a la red. UBER, la empresa de taxis más grande del mundo, no tiene un solo vehículo.

Así que, si alguien cree que ha encontrado la solución para sacar del mercado los nuevos modelos de negocio que lo incomodan o le estorban, bueno… va a tener que investigar mucho, mucho más al respecto.

Pocholo

Mtro. Ricardo “Pocholo” Prado

Director de Servicios Creativos en Mostrotown y Socio de Efeseis. Creativo, director de arte, redactor publicitario, estratega y docente.

 

 

 

 

 

 

Share this Story

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

El Contenido

Facebook

140 de inspiración

Acerca de


Estamos en busca de ideas que toquen fibras y aceleren corazones. Ideas que inunden ojos, penetren oídos y muevan mundos. Que cuenten historias fantásticas, y a su vez reales. Pero sobre todo, que inspiren otras mentes.