Inspiracionalmente existe gracias a que alguien tuvo una gran idea; ¿habrá sido gracias a un sueño, un viaje, una terrible historia? No estamos seguros. Pero fue una gran idea y queremos compartirla. Creemos que la inspiración y la creatividad son grandiosas cuando se juntan, y sabemos que el talento se encuentra en todos los rincones de este mundo; así que nos hemos dado a la tarea de encontrarlo. Estamos en busca de ideas que toquen fibras y aceleren corazones. Ideas que inunden ojos, penetren oídos y muevan mundos. Que cuenten historias fantásticas, y a su vez reales. Pero sobre todo, que inspiren otras mentes.

La no tan última de Facebook

La no tan última de Facebook

Publicar.

(Del lat. publicāre).

  1. tr. Hacer notorio o patente, por televisión, radio, periódicos o por otros medios, algo que se quiere hacer llegar a noticia de todos.
  2. tr. Hacer patente y manifiesto al público algo.
  3. tr. Revelar o decir lo que estaba secreto u oculto y se debía callar.

Desde que existen las redes sociales, han ido y venido varios rumores acerca de las mismas, de cómo que hacen mal uso de nuestros datos, que también comercializan nuestros contenidos o que simplemente se van a volver de paga, (lo cual sería un suicidio comercial absoluto en esta red donde todos quieren una rebanada).

Solamente esta mañana conté 12 perfiles con una declaración que a grandes rasgos dice algo como, “Yo Fulanito declaro que (…) Facebook NO puede usar mis datos ni publicaciones”. Seguramente todos lo hemos visto y algunos copiado y pegado en los últimos días, por lo que respecto a las “nuevas” políticas de Facebook me gustaría hacer algunas reflexiones:

1. Todos los que tenemos cuenta en esta red social consentimos los términos de FB; sí, esa declaración de varias cuartillas a la que le diste click para aceptar y que puedo asegurar, nunca leíste. Sin embargo, seamos honestos ¿si hubiéramos leído que Facebook se convertiría en el propietario absoluto de todas nuestra publicaciones, la hubiéramos rechazado?

Pareciera que nuestra necesidad de pertenecer y estar conectados en todo momento es mayor que muchas otras, como la necesidad de sentirse seguro por ejemplo. Las condiciones de Facebook, y cabe mencionar que las de casi todas las demás redes sociales han cambiado poco, ¡oh, sorpresa! ¿Quiere decir esto que todas las redes sociales en las que subo contenido son ahora las dueñas legales de este? la respuesta es sí. Y desde hace mucho tiempo, cabe resaltar. Literalmente desde que entramos a ellas y omitimos leer sus condiciones, cedemos derechos.

2. Facebook no es “democracia”, es una empresa privada a la que accedemos voluntariamente, y es probablemente esta sensación de empoderamiento que nos da la red, la que nos ha llevado a pensar que las redes son nuestras porque nosotros las construimos. Nos equivocamos nuevamente, Facebook tiene un dueño, una persona que dentro de sus redes es un dios y tiene nombre y apellido; Mark Zuckerberg. Este hombre es el dueño de estas redes que sentimos tan nuestras. Nosotros somos simplemente fans (y trabajadores, ya que todos los días alimentamos nuestro perfil) con la única obligación de pasar tiempo construyendo las gigantescas bases de datos de una empresa que gana dinero con ellas. Como hacen todas las demás empresas a las que compramos productos y servicios, no hay nada deshonesto en ello.

Van-Mig3. Si tanto nos preocupan nuestras publicaciones (de aparente valor incalculable), deberíamos mantenerlas lejos de el medio de comunicación más público del mundo, internet.  Este es espacio abierto, accesible para todo el mundo literalmente. Yo me pregunto, ¿será que mis comentarios acerca del clima, mis videos y fotos compartidas con textos de Cabronazi o El Viejón Agrio, mis reflexiones políticas, mis fotografías de fiesta y mis chistes son realmente tan valiosos? ¡honestamente! ¿Cuánta gente que busca sus “15 minutos de fama”, se habrán planteado la posibilidad de que Facebook puede ser “EL” canal? Justo como sucedió con un joven mexicano que salió en spots de televisión de YouTube hace un par de años abrazando cariñosamente a una joven que no era su novia “oficial” con resultados desastrosos y que trató de demandar a la red por usar su imagen comercialmente, ¿el resultado? lo mandaron a su casa con el aviso de derechos de varias páginas que él había firmado.

Dicen por ahí que la primera regla de internet es nunca subir contenido que no le darías a la televisión o la radio para que lo transmitieran; así que, si te encanta subir fotos de tus hijos, tus lujos o de ti mismo en traje de baño o casi sin ropa, deberías considerar que cualquier persona a nivel global las puede ver y hacer uso (legal o ilegal) de ellas.

Definitivamente, desde un punto de vista ético y legal todos los argumentos de Facebook y demás redes sociales pueden ser rebatibles, el tema principal aquí es que nadie nos obligó a ser parte de estas, nosotros entramos voluntariamente, por lo que, a lo más, estaríamos hablando de un modelo de intercambio de datos P2P, es decir, de Par a Par.

Finalmente, es importante mencionar que Facebook no es un derecho, no es de nadie más que de M. Zuckerberg y tiene reglas propias que lo rigen. Si recurrimos a una analogía burda, es como si quisiéramos entrar a Six Flags, pero bajo “nuestra propias reglas”: -Si entro voy a beber, voy a andar desnudo y voy a infringir las reglas de seguridad- ¿Que sucedería? simplemente nos sacan por fuerza o nos prohíben la entrada, porque estamos yendo por voluntad propia y con esto asumimos tácitamente que nos vamos a apegar al reglamento.

Entonces, ¿qué hacemos en Facebook? fácil, someternos a sus reglas o dejar de estar. Y es justamente frente a este dilema donde preferimos sacrificar derechos y “regalar” nuestros contenidos que dejar de ser parte. Bueno o malo, el tratamiento de contenido en la red está sentando precedentes que simplemente no pueden medirse con la vara del mundo externo y es un hecho que los sesudos abogados que están redactando algunas de las protestas y declaraciones contra Facebook, van a tener que entender primero el nuevo y desconocido mundo digital.

Share this Story

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

El Contenido

Facebook

140 de inspiración

Acerca de


Estamos en busca de ideas que toquen fibras y aceleren corazones. Ideas que inunden ojos, penetren oídos y muevan mundos. Que cuenten historias fantásticas, y a su vez reales. Pero sobre todo, que inspiren otras mentes.