Inspiracionalmente existe gracias a que alguien tuvo una gran idea; ¿habrá sido gracias a un sueño, un viaje, una terrible historia? No estamos seguros. Pero fue una gran idea y queremos compartirla. Creemos que la inspiración y la creatividad son grandiosas cuando se juntan, y sabemos que el talento se encuentra en todos los rincones de este mundo; así que nos hemos dado a la tarea de encontrarlo. Estamos en busca de ideas que toquen fibras y aceleren corazones. Ideas que inunden ojos, penetren oídos y muevan mundos. Que cuenten historias fantásticas, y a su vez reales. Pero sobre todo, que inspiren otras mentes.

Esa extraña historia de amor

Esa extraña historia de amor

¡Ah, el amor! ese sobrevalorado y complejo sentimiento que en algunos casos llega como un relámpago y en otros con el tiempo. Esa emoción que en una fracción de segundo se puede convertir en su terrible antagonista: el odio. Pero eso sí, nunca se queda a medias tintas.

Definitivamente todos deberíamos de pensar mucho más seguido en el amor y sus implicaciones, especialmente las marcas, ya que existe (aunque de entrada parezca desmedido) un tipo de relación con ellas, que va más allá de que nos gusten. ¿Exagero? recuerde esos casos en los que llega a un restaurante, pide una Coca y la preocupada respuesta es: ¿Pepsi está bien?

Esto se conoce como Lovebrand y es, literalmente, la relación emocional que establecemos con nuestras marcas favoritas, aquellas que se preocupan por sintonizar con nosotros al grado de convertirse en cómplices de nuestro día a día. Este fenómeno lo entendió mejor que nadie la empresa refresque más poderosa del mundo hace muchas décadas y ahí es dónde podemos encontrar a varios de los más feroces defensores de un producto indefendible pero con una comunicación impecable. ¿Es usted de los que, a sabiendas de que no se vende su marca favorita, siempre pregunta por ella con la firme intención de amonestar cruelmente al vendedor? no es el único créame. Está usted acompañado por millones de consumidores a lo largo y ancho del mundo.

Algo interesante es que en algunas ocasiones las grandes marcas, apuntan sus esfuerzos hacia un blanco y atinan en un lugar inesperado, por ejemplo: me sorprendió leer hace poco que según una de las investigadoras más importantes del mundo, si dividimos por profesiones a los consumidores, el mayor número de personas que compran motocicletas Harley-Davidson son abogados. Es decir, como una especie de Jekyll y Hide, el respetable legista que entre semana usa traje y corbata, pluma de oro y zapatos como espejo, en fin de semana se pega una barba falsa, se enfunda en pantalones de cuero y botas de mataserpientesy sale a disfrutar de su libertad en las carreteras del país. Esto quiere decir que esta marca entendió a la perfección qué necesita este transformista contemporáneo. Habrá alguien que se atreva a preguntarle al rudo jinete ¿qué marca de motos es la mejor, o si prefiere una motoneta italiana? si lo hace, prepárese para recibir una dura reprimenda.

¿Qué tal, la formal ejecutiva de mercadotecnia que esperaríamos ver en una gran camioneta maternal? y se sube con orgullo a un mini deportivo alemán o italiano solo para hombres.

El lovebrand es definitivamente un destructor de estereotipos, ya que el señor abogado que se menciona antes también compra computadoras y tablets con logotipo de manzana (dirigida a diseñadores y creativos), bebe mezcal, maneja una camioneta más bien femenina y toca una guitarra Gibson.

¿Usted está enamorado de alguna marca que rompe con su estereotipo? seguramente, sin embargo, déjeme recordarle una marca que seguramente ama: Disney. Esto no quiere decir que sienta cariño por el bobo ratón más famoso del mundo necesariamente. Pero, si le gustan las superproducciones de súper héroes Marvel, los Muppets del genial Jim Henson, derrama un par de lágrimas con las animaciones y guiones maravillosos de Pixar o simplemente creció con un sable de luz en la mano y se debate todos los días entre el lado obscuro y el Jedi; entonces ama a Disney, el propietario de todas estas marcas.

Quiero invitarlo a revisar la marca de los objetos que usa ¿encontró alguno que definitivamente no cambiaría por otro de una marca distinta: su teléfono celular, su marca de maquillaje, la leche que bebe, su auto japonés, su ropa interior? ¡felicidades entonces, está usted enamorado!

Este fenómeno cobra una especial importancia en tiempos digitales, ya que existen muchas marcas que no han logrado sintonizarel lenguaje de la red para seguir a sus consumidores, si estas son demasiado conservadoras o desconocen los formatos, plataformas y costumbres de los usuarios, simplemente se quedan fuera y pierden de forma fulminante a sus amantes. Peor aun, en mucho casos los convierten en Haters, es decir, personajes que empiezan a odiarlos y atacarlos en las redes. El pan dulce con nombre políticamente incorrecto, la marca deportiva de las tres rayas, las hamburguesas del rey o el parque de diversiones más grande de México, se han vuelto el blanco de los ataques de sus antiguos enamorados por diferentes razones: no encontraron la forma de evolucionar, cayeron en la rutina o simplemente muestran desinterés e indiferenciaeso destruye cualquier amor efectivamente.

Así que, si está usted enamorado, felicidades. Hágale saber a sus marcas lo que quiere y siente para que estas lo sigan consintiendo. Si por otro lado, su proveedor de internet, su televisora, su marca de pizza a domicilio o su proveedor de telefonía le muestran poco interés, déjelas iry ruegue porque no vuelvan. Después de todo, del odio al amor hay un paso, y viceversa.

Share this Story

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

El Contenido

Facebook

140 de inspiración

Acerca de


Estamos en busca de ideas que toquen fibras y aceleren corazones. Ideas que inunden ojos, penetren oídos y muevan mundos. Que cuenten historias fantásticas, y a su vez reales. Pero sobre todo, que inspiren otras mentes.